Academia5 tecnologías digitales e industriales valiosas para tus proyectos educativos - NC Tech

La era del lápiz y del papel en la educación se ha echado a un costado para dar lugar a las tecnologías digitales.

Esta transición entre la educación tradicional y la academia 4.0 ha sido posible gracias a la transformación digital.

Pero, ¿por qué la tecnología es tan importante en el entorno educativo? ¿Cuál es la importancia de los nuevos recursos tecnológicos en el proceso de aprendizaje profesional?

De hecho, integrar las flamantes herramientas fruto del acelerado avance tecnológico ha sido un desafío hasta para los gestores más experimentados, sin embargo, el esfuerzo vale la pena. 

En la actualidad, priorizar la transformación digital en la academia se ha posicionado como un gran diferencial competitivo, ya que que posibilita una interacción mucho más fluida entre profesores y alumnos, al mismo tiempo que potencializa la dinámica de aprendizaje.

Si estás buscando aprender más sobre la relevancia de las tendencias digitales para educación, te sugerimos que sigas leyendo nuestro artículo hasta el final.

Acá encontrarás no solo el panorama actual y futuro de la transformación digital en la educación, como también descubrirás sus fabulosos beneficios tanto para la empresa como para los alumnos. 

¡Síguenos!

Panorama de la transformación digital en la academia

El uso de la tecnología en el medio académico no es una novedad.

Sin embargo, a lo largo del tiempo, la dinámica de uso de la misma ha cambiado, aportando, de esta manera, más eficiencia, flexibilidad y aprovechamiento de los recursos educativos.

Como resultado, el proceso se ha optimizado, brindando, de este modo, un aprendizaje con mayor valor añadido y elevada calidad.

En este sentido, la democratización del acceso a Internet y el uso de tecnología móvil han ocasionado nuevas formas de hacer llegar la información como la implementación de pizarras interactivas, clases online, simuladores, herramientas de comunicación instantánea, softwares especiales, entre otros recursos.

Otro punto muy relevante, es la contribución de las herramientas tecnológicas en la optimización de los procesos y de las actividades internas.

Bajo este contexto, el uso de plataformas colaborativas, que concentran la información y permiten un rápido acceso a los datos, se ha convertido en una necesidad.

De hecho, estos recursos son fantásticos para incrementar la productividad y la eficiencia a nivel organizacional.

Gestión de la tecnología académica

La administración de la tecnología es uno de los pilares de la gestión académica, dado que los resultados promovidos por el uso de las herramientas están directamente relacionados con su dinámica de implementación. 

En efecto, este tipo de gestión se ocupa de definir las prácticas pedagógicas más indicadas para estimular el proceso de aprendizaje. Asimismo, busca fomentar el uso de la tecnología en la comunidad académica y asegurar una infraestructura adecuada para su adopción. 

A menudo, la incorporación de la tecnología en la academia suele generar muchas dudas, principalmente en virtud de la gran cantidad de herramientas disponibles en el mercado.

En cuanto a estas alternativas, actualmente, es posible encontrar numerosas soluciones como realidad virtual y aumentada, ambiente virtual de aprendizaje, aplicaciones, juegos digitales y demás. ¡Y la tendencia es que estas y otras tendencias sean cada vez más utilizadas en el cotidiano académico!

Por lo tanto, el desarrollo de una gestión de la tecnología académica de excelencia, además de requerir abundante conocimiento acerca de las opciones tecnológicas disponibles, demanda tener ojos atentos en el futuro mediante el acompañamiento de las tendencias en innovación.

A la vez, requiere estar pendiente de las necesidades emergentes tanto de la institución como de los estudiantes.

En definitiva, es visible la relevancia de las tecnologías y tendencias industriales tanto para el desarrollo de las actividades operacionales de la institución como para la mejora del proceso de aprendizaje, cumpliendo, de este modo, un papel muy importante en el desarrollo y en el crecimiento de la academia.

5 beneficios de la transformación digital en la academia

Las tecnologías digitales se han convertido en verdaderos aliados de la academia porque permiten que los estudiantes adquieran habilidades y conocimiento de una forma mucho más amena y didáctica.

Además, las nuevas soluciones de tecnología orientadas a este sector posibilitan que los estudiantes desarrollen sus competencias tecnológicas adquiriendo así, una de las habilidades más importantes en la industria 4.0, el dominio de la tecnología inherente a su rubro de formación.

Estas herramientas también proporcionan un importante diferencial en cuanto a la agilidad de los procesos como gestión de colaboradores, evaluación académica, comunicación interna, seguimiento del estudiante y reducción del papeleo. 

Es decir, las tecnologías digitales posibilitan mejorar la calidad de vida de toda la comunidad a través de la promoción de la productividad y de la eficiencia. De esta manera, ¡la tecnología en la academia aporta fantásticos beneficios!

1. Optimización del tiempo

El uso de herramientas como softwares de gestión ocasiona la sistematización de los procesos de la academia, incluso, en términos de planificación. 

En este sentido, la tecnología permite organizar el calendario de los cursos considerando aspectos como la disponibilidad horaria de los docentes, la cantidad de alumnos interesados en las materias, las necesidades de insumos y materiales, entre otros puntos. ¡Todo esto considerando los datos unificados en el sistema usado en la institución!

En cuanto al Big Data, las plataformas concentran los datos tanto de los equipos como de los estudiantes, por lo que, se puede acceder rápidamente a la información, hecho que confluye en la economía de tiempo.

Al disponer de un eximio flujo de datos, se pueden encontrar errores administrativos y operacionales de forma mucho más eficiente, al mismo tiempo que, el envío de avisos permite que los profesionales identifiquen dichos problemas e inconsistencias tempranamente. 

Como resultado, es posible evitar situaciones mucho más complejas y difíciles de solucionar. 

2. Agilidad y flexibilidad

Uno de los principales beneficios de la transformación digital es la flexibilización de la enseñanza. 

Cuando se integra la tecnología al día a día académico, es posible trabajar siguiendo diferentes metodologías, estrategias y procesos de aprendizaje permitiendo así, utilizar la metodología a distancia y la educación híbrida, por ejemplo.

En cuanto a la flexibilidad aportada a la enseñanza, es esencial que la academia acompañe las nuevas tendencias generando experiencias mucho más prácticas y orientadas hacia la realidad del alumno. Esto puede llevarse a cabo, por ejemplo, a través de la implementación de simuladores que posibiliten reproducir objetos en el medio virtual antes de fabricarlos.

En cuanto a la aplicación de las tecnologías digitales en los procesos organizacionales, estas agilizan los procesos, en especial, las actividades repetitivas y que, ante un sistema manual, tardan mucho más tiempo en ejecutarse, tal es caso de la gestión de presencia y el control de notas.

En la actualidad, este recurso no solo facilita la adaptación y la corrección de errores en los proyectos, sino también que promueve la economía de recursos, algo muy importante para mejorar la rentabilidad del negocio.

3. Aumento de la productividad y la motivación de los profesionales

Al contar con recursos que faciliten la puesta en marcha de las actividades, los profesores y los otros profesionales involucrados en los procesos académicos pueden hacer más en menos tiempo, o sea, su productividad aumenta considerablemente. ¡La ecuación es simple!

El hecho de disponer de herramientas que simplifiquen su trabajo e, incluso, eliminen ciertas actividades repetitivas o innecesarias para el desarrollo de su función, optimiza el flujo de trabajo tanto académico como operacional.

Por lo tanto, la adopción de herramientas de tecnología contribuye a la motivación de los profesionales, dado que las tareas pueden cumplirse de forma más práctica y eficiente, lo que conlleva a una mayor productividad.

4. Toma de decisiones mucho más acertada

La pluralidad de perfiles estudiantiles ha ocasionado que las instituciones busquen formas de optimizar, en la medida de lo posible, cada experiencia de aprendizaje. 

De hecho, esto ha sido posible gracias a la centralización de los datos y a la promoción de la cultura organizacional fundamentada en los mismos, conocida como Data Driven. 

Asimismo, la integración de otros recursos de tecnología como la Inteligencia Artificial y el Big Data ha contribuido a la mejora de la toma de decisión convirtiéndola en un proceso mucho más acertado, rápido, seguro y confiable.

Como resultado, las instituciones pueden: 

  • Efectuar análisis más efectivos; 
  • Identificar puntos críticos que acarreen la desistencia de los académicos; 
  • Medir los resultados obtenidos en cada curso con mayor precisión;
  • Detectar metodologías de enseñanza más eficaces;
  • Ofertar cursos de acuerdo con las perspectivas del público objetivo.

Por lo tanto, la adopción de tecnologías digitales también es un punto a favor para la toma de decisiones estratégicas.

5. Reducción de los costos

Hasta hace poco tiempo, al hablar de tecnología para el entorno académico, solíamos pensar en soluciones de elevado costo tanto de inversión como de mantenimiento. Sin embargo, este panorama ha cambiado y, en la actualidad, es posible iniciar la transformación digital en la academia de forma económica y escalable.

El uso de las nuevas tecnologías mitiga los costos bajo diferentes contextos. En primer lugar, invertir en soluciones de este tipo suele reducir los equipos de trabajo, dado que muchas tareas manuales dejan de existir para convertirse en funciones automatizadas. Esto genera una disminución importante en los costos orientados a los recursos humanos posibilitando así, que los recursos sean dirigidos hacia otros objetivos.

Como dijimos anteriormente, las tecnologías digitales también minimizan la ocurrencia de errores, consecuentemente, reducen los gastos inherentes a su solución como repetir tareas y contratar profesionales especializados para esta finalidad.

Ante la perspectiva del proceso de aprendizaje tradicional, los cursos en el área del diseño, arquitectura e ingeniería suelen demandar inversiones importantes en insumos y materias prima. 

Esto ocurre porque los cursos necesitan transformar el conocimiento teórico en práctico, lo que conlleva al desarrollo de proyectos utilizando equipos, materiales e insumos acordes con los que utilizaría ante una situación profesional cotidiana.

Cuando contamos con soluciones tecnológicas de punta, es posible minimizar esos costos. De hecho, las herramientas de modelado 3D como SOLIDWORKS, los equipos de impresión 3D y los simuladores pueden optimizar las características y las funciones de cada proyecto antes de convertirlo en un producto tangible. 

Así, se pueden corregir errores directamente en el proyecto original siguiendo una dinámica rápida y evitando el gasto innecesario con numerosas repeticiones, procedimientos incorrectos y pérdida de materiales.

En definitiva, se observa que sobran razones por las que se debe incorporar herramientas de tecnología en el cotidiano académico, en especial, si se prioriza la calidad de la enseñanza y la retención de los alumnos en la institución. 

Ante este último punto, es importante señalar que, de acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Huddersfield, la adopción de un software de lectura analítica posibilitó la personalización del servicio, lo que se tradujo en un índice de deserción inferior a 10%. 

Por lo tanto, podemos decir que el fenómeno de la transformación digital aporta diferenciales extremadamente importantes y fácilmente identificables en los resultados de las instituciones académicas. 

5 herramientas tecnológicas fantásticas para la academia

Ahora que has aprendido más sobre la importancia y los beneficios de las tecnologías digitales para la academia, es hora de presentar las principales tecnologías que hacen posible la transformación digital en este medio:

1. Realidad Virtual

Esta es una de las tecnologías digitales más aclamadas en el momento, en especial, por el hecho de aportar importantes diferenciales para la academia como:

  • Reducir los costos;
  • Mejorar la atención y el compromiso de los alumnos;
  • Potencializar la retención del conocimiento.

De hecho, la utilización de la realidad virtual en el proceso de aprendizaje, permite que el alumno se involucre con el contenido sustituyendo, de este modo, un abordaje pasivo y muy teórico por un proceso de aprendizaje dinámico y orientado a los casos prácticos.

Al utilizar simuladores y otros recursos, el alumno es sometido a problemas y desafíos que estimulan el razonamiento y lo hacen vincular la solución a situaciones cotidianas. Es decir, el usuario es guiado por diferentes escenarios y el aprendizaje es estimulado por diferentes sentidos, lo que potencializa la capacidad de absorción del conocimiento.

En definitiva, la realidad virtual promueve la inmersión dentro del ambiente programado y ofrece como ventajas el uso de una interfaz interactiva para el aprendizaje de temas que serían más difíciles de explicar con recursos tradicionales.

2. Realidad Aumentada

La realidad aumentada permite que los contenidos abordados durante las clases, se muestran bajo una perspectiva tridimensional permitiendo así, que el alumno tenga contacto directo con la materia que estudia. En efecto, con creatividad, la RA puede ser incorporada en prácticamente cualquier asunto.

Entre sus principales beneficios a la academia, destacamos:

  • Interactividad e inmersión: A través de la RA, los contenidos adquieren una connotación inmersiva, de esta manera, los estudiantes pueden no solo absorber las explicaciones, sino también visualizar estructuras. 

Asimismo, permite interactuar con los objetos de estudio fomentando así, la interactividad y la atención del alumno.

  • Participación: Como el estudiante se siente cómodo, tiende a comprometerse con las actividades, hecho que conlleva a la creación de un ambiente que incentive la participación y el aprendizaje.
  • Noción espacial: Mediante la RA se puede mostrar modelos 3D proporcionando, de este modo, una mejor comprensión del espacio y de las dimensiones de los objetos, máquinas y de los sistemas. 
  • Reducción de los costos: A menudo, la puesta en marcha de proyectos suele demandar una inversión expresiva. Sin embargo, al usar RA, muchas prácticas que antes eran llevadas a la realidad física, ahora pueden hacerse en el ambiente virtual, por lo que, favorece la economía de costos.

3. Internet de las Cosas (IoT)

La Internet de las Cosas puede ser definida como la conexión de objetos y dispositivos electrónicos a internet y entre sí posibilitando, de esta manera, la recolección, el procesamiento y la transmisión de datos.

En lo que concierne a la gestión de las instituciones de enseñanza, la IoT impacta directamente los procesos, una vez que, sus soluciones permiten controlar las faltas ya sea utilizando cámaras de identificación facial o por reconocimiento de dispositivos de los alumnos conectados a la red. Por ejemplo, en el momento que el alumno se conecta a la red, el sistema entiende que está presente y le abona asistencia. 

Asimismo, las cámaras pueden ser utilizadas para el monitoreo y para la seguridad de los alumnos, siendo programadas para generar alertas cuando una situación se aleja de la normalidad. 

Además, la Internet de las Cosas se puede usar para:

  • Estructurar clases interesantes mediante plataformas como XperCAD que permite optimizar el aprendizaje en virtud de la disponibilidad de cursos mucho más interactivos;
  • Promover la accesibilidad de las personas con discapacidad visual utilizando tarjetas especiales que, conectadas al ordenador, amplían automáticamente el tamaño de las fuentes. 
  • Reducir el consumo de energía eléctrica mediante el uso de termostatos que ajustan automáticamente la temperatura de los laboratorios y de otros ambientes de la institución, así como de los sensores de presencia que apagan y prenden las luces de acuerdo con el movimiento.

4. Big Data

Esta tecnología aporta numerosas posibilidades de aprender más y mejor. Mediante el uso de una herramienta digital, es posible encontrar datos específicos, organizarlos, relacionarlos entre sí y analizarlos para que sean útiles a los profesionales.

De la misma manera que los comercios virtuales y las redes sociales usan la información de los usuarios de internet para indicar las soluciones más interesantes para cada demanda, las plataformas de tecnología educacional o e-learning logran explorar los datos con la finalidad de acompañar y evaluar el desarrollo de los estudiantes. 

Esto significa que, a medida que el alumno estudia y completa ejercicios en una plataforma online, el sistema identifica los temas que domina, los puntos críticos de aprendizaje e, incluso, sugiere mecanismos de estudio que se adecuen a sus dificultades y al tiempo que le dedica a cada materia.

Más allá de la personalización proporcionada por la plataforma, el big data en la educación sirve como apoyo para los educadores, una vez que pueden complementar los datos con una visión de desarrollo integral. Así, logran diseñar el perfil de cada alumno, entender su trayectoria, sugerir cambios para mejorar y redefinir la práctica pedagógica buscando optimizar su aprendizaje.

En definitiva, el Big Data en la academia permite:

  • Determinar la mejor secuencia de información y los formatos más adecuados para garantizar el aprendizaje de cada alumno;
  • Identificar cuáles acciones de los alumnos están dirigidas a la mejora de su aprendizaje y al aumento de sus notas;
  • Indicar cuáles alumnos están más propensos a desistir de los estudios de acuerdo con su comportamiento online, notas, tiempo de estudio, entre otros aspectos, posibilitando que el docente intervenga y efectúe los ajustes adecuados;
  • Detectar los contenidos, las materias y las actividades que elevan el interés y el nivel de satisfacción de los estudiantes.

En definitiva, esta tecnología es un recurso extremadamente importante para el cotidiano de la academia y puede contribuir de manera intensa en el proceso de aprendizaje y desarrollo del estudiante.

5. Inteligencia Artificial

El uso de la Inteligencia Artificial está en pleno crecimiento, principalmente, en virtud de su abundante contribución en el desarrollo de los estudiantes y nuevos profesionales. En la actualidad, existen muchas soluciones fantásticas fundamentadas en la tecnología como la posibilidad de ofrecer tutores virtuales que proporcionan apoyo en tiempo integral.

La innovación generada por la IA posibilita expandir las oportunidades de aprendizaje fuera de los dominios de la institución, dado que aporta herramientas digitales que facilitan la comprensión de los contenidos, así como la interacción. 

En este sentido, las asistentes virtuales interactúan con los alumnos mediante comando de voz las 24 horas del día, recordando a los estudiantes acerca de sus tareas, organizando su rutina de estudio y buscando contenidos atractivos.

El uso de la IA en la academia también se posiciona como un facilitador de la inclusión de las personas con discapacidades. Incluso, es posible encontrar sistemas capaces de:

  • Crear leyendas automáticas para videos;
  • Describir fotos con detalles;
  • Operar bajo comando de voz o con movimientos oculares.

En virtud de lo que hemos hablado hasta el momento, podemos decir que la IA y el Big Data se complementan para que la experiencia de aprendizaje sea mucho más productiva, innovadora y proporcione mejores resultados para la academia.

Cuánta tecnología a favor de la academia, ¿verdad?

Esperamos que, al culminar la lectura de nuestro post, hayas entendido que invertir en tecnologías digitales se ha convertido en una obligación para la academia, ya que que permite optimizar el proceso de aprendizaje, al mismo tiempo que fomenta la rentabilidad del proyecto académico.

Si al llegar hasta aquí, te has quedado con alguna duda, ¡resuélvela ahora mismo enviando un mensaje con tu pregunta por la casilla de comentarios! ¡Estamos listos para ayudarte!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Nosotros
Somos una empresa mexicana con operaciones en México y Centro América, cuyos objetivos y acciones están enfocadas a impactar en el desarrollo y la innovación industrial.
XCAD Group S de RL empresa desarrolladora de XpertCAD®, es parte del grupo NC Tech SA de CV, compañias enfocadas a soluciones tecnológicas en Industria 4.0.

Copyright by NC Tech®. All rights reserved. Aviso de privacidad